top of page

¿Eres feliz con tu relación romántica?


¿Cambia la satisfacción y la felicidad que experimentas con tu pareja a lo largo de la vida?


Nuestra felicidad romántica pasa por altibajos normales a medida que envejecemos, y según un estudio, somos menos felices alrededor de los 40 años. En el Día de San Valentín, alrededor de los aniversarios y en la oscuridad antes de dormir, tal vez te hayas planteado esta pregunta. ¿Cómo conociste a tu pareja, por lo que has pasado y cómo han cambiado?

Resulta que hay algunos factores importantes que pueden influir en cómo te sientes acerca de tu relación: qué edad tienes y cuánto tiempo han estado juntos. Los investigadores mapearon la satisfacción de la relación de mas de 165,000 personas en todo el mundo, y vieron patrones distintos de altibajos a medida que las parejas avanzaban en la vida.

Según este estudio, tanto la edad como la duración de la relación influyen en lo satisfechos que estamos, aunque la edad parece importar más. En otras palabras, es posible que te encuentres más feliz con tu pareja en ciertos momentos de tu vida que en otros, y esto podría tener menos que ver con ellos que con tus circunstancias.

Los investigadores de la Universidad de Berna decidieron hacer un "metanálisis", observando los hallazgos de 95 artículos para ver si podían pintar una imagen más clara. La mayoría de los participantes eran de los Estados Unidos, aunque algunos eran de otros países como Canadá, Alemania y China. Eran en su mayoría blancos y en su mayoría involucrados en relaciones heterosexuales.

Los investigadores encontraron que la satisfacción de la relación tiende a disminuir entre los 20 y los 40 años. A partir de ese punto bajo, generalmente aumenta hasta los 65 años y se mantiene relativamente estable durante otros 10 años más o menos (los participantes de mayor edad tenían 76 años).

Cuando analizaron las relaciones por longitud, el patrón fue ligeramente diferente. Las parejas suelen estar menos satisfechas durante los primeros 10 años, pero su satisfacción rebota y aumenta durante los siguientes 20 años, y luego vuelve a disminuir.



¿Cuál es la trayectoria del amor?


¿Por qué somos menos felices con nuestras relaciones alrededor de los 40 años, pero nos sentimos más felices hacia la jubilación? Los investigadores no tenían suficientes datos para explicar estos patrones, pero ofrecieron algunas ideas.


La crisis de la mediana edad es un fenómeno real, con niveles de felicidad cayendo en esta época, y este estudio sugiere que también podría aplicarse a nuestras vidas románticas. En la mediana edad, podemos estar haciendo malabarismos con las horas de trabajo, mientras tratamos de criar a los niños y cuidar a los padres ancianos. Los hallazgos actuales sugirieron que los padres tienden a estar menos satisfechos con sus relaciones en comparación con las parejas sin hijos.


Al mismo tiempo, la sensación de posibilidad y los horizontes abiertos que conlleva ser joven pueden perderse para los adultos. Si no hemos logrado lo que esperábamos a cierta edad, en nuestras vidas o en nuestras relaciones, podemos sentirnos decepcionados y desilusionados, sugieren los investigadores.


Después de los 40, pueden suceder algunas cosas diferentes. Podemos divorciarnos y comenzar una relación nueva y más feliz, o podemos hacer las paces con la pareja que tenemos, al darnos cuenta de que no hay infinitas opciones. Cuando los niños se van a la universidad, las parejas pueden volver a conectarse en su nido vacío. Y cuanto más envejecemos, más estables emocionalmente tendemos a ser. Puede ser más fácil apreciar a los seres queridos que aún tenemos en nuestra vida y hacer que nuestro tiempo con ellos sea más placentero.


Los investigadores también especularon sobre por qué la satisfacción sigue una trayectoria predecible dentro de las relaciones. Durante los primeros 10 años de una relación, explican los investigadores, las parejas pueden invertir cada vez menos tiempo y energía en comunicarse, tener relaciones sexuales y pasar tiempo juntos. El deseo de una pareja ideal que satisfaga todas nuestras necesidades puede encontrarse cara a cara con la realidad de una persona falible que no puede ser todo para nosotros. Por lo tanto, puede que no sea sorprendente que el subidón de enamorarse no pueda mantenerse para siempre.

Curiosamente, sus hallazgos coinciden casi a la perfección con la noción de la "comezón de los siete años", según la investigación de que es más probable que las personas se separen alrededor de los siete años de matrimonio (ya que la mayoría de las parejas se casan unos años después de conocerse).


Pero las parejas que superan este punto pueden terminar con una sensación de fortaleza y resiliencia, un sentimiento de que estamos juntos en esto, lo que podría explicar por qué la satisfacción se recupera después de 10 años, dice la primera autora del estudio, Janina Larissa Bühler, profesor asistente en la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz.



Ideas para parejas (in)felices.


Si esta investigación ha frenado tu estado de ánimo romántico, no te preocupe. Incluso cuando la satisfacción de las personas descendió a sus niveles más bajos, seguía siendo relativamente alta: un 77%. Y la satisfacción no es el único aspecto de una relación que mantiene unidas a las personas; aunque a veces estés menos satisfecho, aún puedes estar comprometido.


“Creo que tenemos que aceptar que la satisfacción con la relación cambia y está absolutamente bien que cambie”, dice Bühler.


Está bien estar menos satisfecho en un punto de la relación, y esto no significa renunciar o no hacer nada más por la relación. Sin compararnos constantemente con lo felices que asumimos que son otras personas, porque generalmente lo que vemos desde fuera, no es lo que esta ocurrido dentro.



El viaje de su relación puede verse completamente diferente, al estudiar qué aspectos de la personalidad de las personas podrían hacer que las relaciones sean más fluidas o difíciles, cosas como nuestra estabilidad emocional, autoestima, estilo de apego o apertura al crecimiento y al cambio.

Pero si se siente menos feliz con su relación después de una década o durante la mediana edad, puede ser reconfortante saber que eso es completamente normal y que podría ser mejor esperar juntos a que pasen los momentos difíciles.


Gabriela Guzmán Arnaud

CEO ILafel

Mas información y apoyo en www.Ilafel.com

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page