top of page

Rutina básica para tener un cerebro feliz

Actualizado: 9 abr 2022

De acuerdo con la Neurociencia, los siguientes puntos de la rutina recomendada abajo, nos

aportan el aumento de las hormonas necesarias para ser felices. Estas hormonas son: serotonina, dopamina, oxitocina, y por consiguiente aumenta nuestra sensación de bienestar y felicidad.


Elementos de la rutina:


1. Permanecer en el presente. Esta premisa la escuchamos mucho y parece muy sencilla, y lo es, cuando somos plenamente consientes de que vivir el presente es lo único que podemos hacer, y disfrutar de el, es un acto de nuestra voluntad y amor por nosotros mismos. Para ser felices, es importante aprender a vivir en el presente, lo que estoy haciendo aquí y ahora. Vivir en el pasado es gastar el maravilloso tiempo presente intentando cambiar algo imposible, ya que no podemos volver atrás. Y pensar mucho en el futuro, nos estresa porque imaginamos muchas cosas que lo más probable es que nunca lleguen a suceder, así que igualmente estaremos desperdiciando lo único que tenemos, el presente. Esto no es una receta sencilla, debemos aprender a vivir el presente y a sentirnos satisfechos con esta situación.



2. Ser resilientes. Esto significa que sabemos sobreponernos a las dificultades de la vida. Es un proceso de adaptación tras un trauma o situaciones indeseables, duras y dolorosas. Es una verdadera mentira creer que una persona positiva y resiliente, es una persona que no sufre o que nada negativo le sucede. Todas las personas sin excepción, pasamos por situaciones dolorosas o complicadas en la vida. La diferencia entre las personas que son felices y las que no lo son, es que han desarrollado la resiliencia. Estas personas, se caracterizan por hacer planes realistas, tener una visión positiva de la vida, aprender de las dificultades y errores, comunicarse con destreza y empatía y estar abiertos a solucionar los problemas en vez de limitarse a sufrirlos.



3. Perdonar y perdonarnos. Comprender que todos somos personas capaces de cometer errores porque no somos perfectos. Muchas veces, aunque no nos proponemos hacer algo incorrecto o hacer daño a alguien, lo hacemos y se debe a una mala decisión, o a una distracción, las personas malas que cometen actos negativos con intensión no entran en este ámbito, aquí hablamos de seres normales, con conciencia, sin ninguna mala intencionalidad, pero que por una razón inconsciente cometen un error, personas que nos arrepentimos de lo que hemos hecho y nos duele haberlo hecho.



4. Probar nuevas cosas. A la mayoría de las personas nos gusta la rutina y no estamos abiertos a los cambios o casas diferentes. Sin embargo, cuando aprendemos a abrirnos a nuevas opciones y les damos una oportunidad, nos abrimos a la capacidad que tiene nuestro cerebro de adaptarse a lo nuevo y de sentirse mejor y mas feliz. Cuando nos quedamos estáticos, nuestro cerebro sufre de falta de ejercicio y se estresa.



5. Buen humor. Hay un dicho que dice que, al mal tiempo, buena cara. Ser feliz es una cuestión de decisión y de voluntad propia. La felicidad no viene del exterior o de eventos que parecen que nos proporcionan diversión o placer momentáneo. La felicidad es un estado interior del ser, a partir del cual la persona interesada quiere sentirse libre y quiere tener paz y satisfacción con su vida, sea cual sea la forma de vida que esta viviendo. No significa que la persona feliz sea alguien que se rinde a las circunstancias, de ninguna manera es así, la persona feliz lucha por sus sueños e ideales, pero es realista y sabe hasta dónde puede y debe llegar. No se exige más, se perdona, se mima y se ve capaz de ser feliz en su presente, con cosas sencillas como la lectura de un libro, el ejercicio físico, una caminata, apreciar el arte, o una buena charla. Oros disfrutan apoyando a otras personas, cada cual conoce en su interior, cuales son las pequeñas cosas que le dan bienestar emocional, pero indudablemente, no son placeres externos pasajeros.




Realizar esta rutina y hacerla parte de nuestra vida, nos trae grandes beneficios para nuestra salud y bienestar emocional.

Existen muchas circunstancias externas que pueden distraer nuestra atención y acabar enfermando nuestro cuerpo por un estrés emocional mal gestionado.

La mayoría de nosotros, no sabemos gestionar el estrés y nos limitamos a sobrellevarlo, al final, siempre acaba saliendo como una enfermedad física, que se presenta como problemas del aparato digestivo, cardiovasculares, alta tensión. O, como falta de sueño, nerviosismo, ansiedad, miedos.

Todos vivimos inmersos en un mundo muy complejo, estamos muy expuestos a caer en estas situaciones, normalmente no buscamos ayuda profesional a menos que el problema sea grave o doloroso.

Es mucho mejor no llegar a ese punto, para ello existen profesionales expertos que nos orientan con uso de técnicas y herramientas de la neurociencia, como la ciencia de la felicidad, para conocer el camino que nos ayuda a gestionar esas complejidades y nuestras emociones y sentimientos ante ellas, con el conocimiento de cómo crear las hormonas que requiere nuestro cerebro para mantenernos sanos emocionalmente y por tanto físicamente.

La neurociencia ha demostrado ser un camino muy útil para tener una vida emocional sana y placentera.


Gabriela Guzmán Arnaud

Experta en ciencia de la felicidad

Ceo de Ilafel

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page