top of page

Seis hábitos de las personas altamente agradecidas y felices.




¿Qué tan agradecidos somos? 

¿Eres de los que notan la luz del sol sobre las hojas de los robles mientras vas en bicicleta por la calle? Y agradeces a la persona que prepara a mano esa deliciosa taza de café que tomas a mitad de la mañana todos los días laborables. ¿Sabes su nombre?

 

Normalmente damos por sentado que tenemos piernas para caminar, ojos para ver y brazos que podemos usar para abrazar a nuestros hijos. 

Tenemos a nuestros hijos presentes y generalmente recordamos recogerlos de la escuela y darles de comer. Pero cuando nos enfrentamos a los problemas cotidianos de la paternidad, olvidamos todo el tiempo cuánto nuestros hijos han cambiado nuestra vida para mejor.

 

La gratitud (y su hermana, el aprecio) es la herramienta mental que utilizamos para recordar las cosas buenas. Es una lente que nos ayuda a ver las cosas que no figuran en nuestras listas de problemas por resolver. Es un foco que ponemos sobre las personas que nos dan las cosas buenas de la vida. Es un pincel rojo brillante que aplicamos a bendiciones que de otro modo serían invisibles, como calles limpias, salud o suficiente comida para comer.

 

La gratitud no hace desaparecer los problemas y las amenazas. Podemos perder el trabajo, podemos ser atacados en la calle, podemos enfermarnos. He experimentado todas esas cosas. 

Ahí es cuando necesito activar la gratitud. Si lo hago lo suficiente, sugiere la investigación de la ciencia de la felicidad, la gratitud podría convertirse en un hábito ¿Qué significará eso para mí? Significa, dice la investigación, que aumento mis posibilidades de sobrevivir psicológicamente en tiempos difíciles, que tengo la oportunidad de ser más feliz en los buenos tiempos. No estoy ignorando las amenazas; Agradezco los recursos y las personas que podrían ayudarme a enfrentar esas amenazas.

 

Si ya eres una de esas personas muy agradecidas, deja de leer este ensayo: no lo necesitas.  Pero si eres más como yo, aquí tienes algunos consejos sobre cómo tú y yo podemos convertirnos en una de esas personas increíblemente agradecidas.

 

Vamos ahora a los seis hábitos de las personas altamente agradecidas y felices:





1.   De vez en cuando piensan en la muerte y la pérdida.

Contemplar los finales realmente te hace sentir más agradecida por la vida que tienes actualmente, según varios estudios.

Por ejemplo, cuando pido a mis pacientes que visualizaran sus propias muertes, su gratitud aumenta considerablemente.

De manera similar, cuando les pido que imaginaran la repentina desaparición de sus parejas románticas de sus vidas, se sintieron mas agradecidas con su pareja. Lo mismo ocurre con imaginar que algún evento positivo, como un ascenso laboral, nunca ocurrió.

 

Esto no es sólo teórico: cuando descubras que estás dando por sentado algo bueno, intenta renunciar a eso por un tiempo. Los investigadores Jordi Quoidbach y Elizabeth Dunn hicieron que 55 personas comieran un trozo de chocolate, y luego les dijeron a algunas de esas personas que se resistieran al chocolate durante una semana y a otras que se dieran un atracón de chocolate si querían. Dejaron a un tercer grupo a su suerte.

¿Adivina quién terminó más feliz, según los autoinformes? La gente que se abstuvo del chocolate. ¿Y quiénes fueron los menos felices? La gente que se emborrachó. ¡Ese es el poder de la gratitud!


 




2.   Se toman el tiempo para oler las rosas.

Y también huelen el café, el pan cociéndose en el horno, el aroma de un coche nuevo, cualquier cosa que les dé placer.

Fred Bryant, psicólogo de la Universidad de Loyola, descubre que saborear experiencias positivas las hace más pegajosas en el cerebro y aumenta sus beneficios para la psique, y la clave, sostiene, es expresar gratitud por la experiencia. Ésa es una de las formas en que el aprecio y la gratitud van de la mano.

También podrías considerar agregar algún pequeño ritual a la forma en que experimentas los placeres del cuerpo que rituales como la oración a la hora de la comida, o incluso simplemente agitar un paquete de azúcar "hacen que las personas presten más atención a la comida y hace que la comida sepa mejor”.

          Bueno, los humanos somos criaturas asombrosamente adaptables y            nos adaptaremos incluso a las cosas buenas. Cuando lo hacemos, su valor subjetivo comienza a disminuir; empezamos a darlos por sentado. Ese es el punto en el que podemos renunciar a ellos por un tiempo (ya sea chocolate, sexo o incluso algo como la luz del sol) y luego tomarnos el tiempo para saborearlos realmente cuando los permitimos regresar a nuestras vidas.

Esto también se aplica a las personas, y se remonta al primer hábito: si das por sentado a alguien, da un paso atrás e imagina tu vida sin esa persona. Luego intenta saborear su presencia, como lo harías con una rosa. O un coche nuevo. ¡Lo que sea! La cuestión es que la ausencia puede hacer que el corazón se sienta agradecido.

 




3.   Toman las cosas buenas como regalos, no como derechos de nacimiento.

¿Qué es lo opuesto a la gratitud? Derecho: la actitud de que la gente te debe algo sólo porque eres muy especial.

"En todas sus manifestaciones, la preocupación por uno mismo puede hacer que olvidemos nuestros beneficios y benefactores o que sintamos que los demás nos deben cosas y, por lo tanto, no tenemos motivos para sentirnos agradecidos.

 Pensemos que nunca somos verdaderamente autosuficientes. Los humanos necesitamos que otras personas cultiven nuestros alimentos y curen nuestras heridas; necesitamos amor, y para eso necesitamos familia, pareja, amigos y mascotas.

“Ver con ojos agradecidos requiere que veamos la red de interconexión en la que alternamos entre ser dadores y receptores”. “La persona humilde dice que la vida es un regalo que hay que agradecer, no un derecho que reclamar”.

 

 




4.   Están agradecidos con las personas, no solo con las cosas.

Al comienzo de este blog, mencioné la gratitud por la luz del sol y los árboles. Eso es fantástico para mí (y puede tener buenos efectos, como llevarme a pensar en mi impacto en el medio ambiente), pero a los árboles simplemente no les importa. Asimismo, el sol no sabe que existo. Esa gran bola de gas en llamas ni siquiera es consciente de su propia existencia, hasta donde sabemos. Mi gratitud no hace que brille más.

 

Sin embargo, esto no es así para las personas: la gente brillará de gratitud. Darle las gracias a mi hijo puede hacerlo más feliz y puede fortalecer nuestro vínculo emocional. Agradecer a la persona que me prepara el café puede fortalecer los vínculos sociales, en parte al profundizar nuestra comprensión de cómo estamos interconectados con otras personas.

Las experiencias que intensifican las conexiones significativas con los demás (como notar cómo otra persona te ha ayudado, reconocer el esfuerzo que requirió y saborear cómo te beneficiaste) involucran sistemas biológicos para la confianza y el afecto, junto con circuitos para el placer y la recompensa. Esto proporciona un impulso sinérgico y duradero a la experiencia positiva. Al decir "gracias" a una persona, tu cerebro registra que algo bueno ha sucedido y que estás más integrado en una comunidad social significativa.

 

 

5.   Mencionan los huevos fritos.



Las personas agradecidas suelen ser específicas. No dicen: "¡Te amo porque eres maravillosamente maravillosa!". En cambio, la persona agradecida realmente hábil dirá: “Te amo por los huevos fritos que haces cuando ves que tengo hambre y la forma en que me masajeas los pies después del trabajo incluso cuando estás muy cansada y cómo me abrazas cuando ¡Estoy triste para sentirme mejor!

 

La razón de esto es bastante simple: hace que la expresión de gratitud se sienta más auténtica, ya que revela que quien agradece realmente estaba prestando atención y no se limita a seguir los movimientos. Los agradecimientos más ricos reconocerán intenciones (“los huevos fritos que haces cuando ves que tengo hambre”) y costos (“me masajeas los pies después del trabajo incluso cuando estás muy cansada”), y describirán el valor de beneficios recibidos (“me abrazas cuando estoy triste para sentirme mejor”).

Recuerda: ¡la gratitud se nutre de la especificidad!

 

 




6.   Agradecen fuera de lo común

Pero seamos realistas: ¿huevos fritos, masajes, abrazos? ¡Aburrido! La mayoría de mis ejemplos hasta ahora son fáciles y clichés. Pero quién agradece al novio que la dejó o al jefe que la despidió.

Nos estamos graduando de Gratitud Básica a Avanzada, así que presta atención. “Es fácil sentirse agradecido por las cosas buenas. Nadie se siente agradecido por haber perdido un trabajo, una casa o una buena salud o haber recibido un golpe devastador en su cartera de jubilación”.

En esos momentos, la gratitud se convierte en un proceso cognitivo crítico: una forma de pensar sobre el mundo, que puede ayudarnos a convertir el desastre en un trampolín. Si estamos dispuestas y somos capaces de mirar, podemos encontrar una razón para sentirnos agradecidas incluso hacia las personas que nos han hecho daño. Podemos agradecer a ese novio por ser lo suficientemente valiente como para poner fin a una relación que no funcionaba; a la persona sin hogar por recordarnos nuestras ventajas y vulnerabilidades; el jefe, por obligarnos a afrontar nuevos retos.

 

"La vida es sufrimiento. Ninguna cantidad de ejercicios de pensamiento positivo cambiará esta verdad.

Por lo tanto, decirle a la gente simplemente que se anime, cuente sus bendiciones y recuerde cuánto tienen que estar agradecidos sin duda puede causar mucho daño. Procesar una experiencia de vida a través de una lente de agradecimiento no significa negar la negatividad. No es una forma de felicidad superficial. Más bien, significa darse cuenta del poder que uno tiene para transformar un obstáculo en una oportunidad. Significa replantear una pérdida en una ganancia potencial, reformular la negatividad en canales positivos para la gratitud.

 

Eso es lo que hacen las personas verdadera e increíblemente agradecidas. Y, por tanto, las personas felices.

 

Te agradezco por leer este texto hasta aquí y por compartirlo con mas personas.

Te agradezco por intentar ser feliz usando el agradecimiento como una herramienta de gran utilidad.

 




Soy Gabriela Guzmán Arnaud

Terapeuta en Ciencia de la felicidad

Experta en Sentido de la Vida y felicidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page