top of page

La importancia de crear conexiones de alta calidad en el trabajo para dar sentido a nuestra vida.


Hace algunos años, conocí a Diana cuando visité su organización para ofrecer un taller. Diana me compartió su interés por trasladar lo que estaba aprendiendo sobre el cambio cultural en el trabajo, a su rol de voluntaria en la escuela de su hija.


Cuando volví a la misma organización saludé con entusiasmo a Diana y le expresé mi gusto por volver a verla. Le pregunté sobre su hija y qué había de nuevo en el espacio del cambio cultural.

Más tarde, al despedirme, Diana admitió algo importante: “Me sorprende que te acordaras de mí e incluso supieras mi nombre”, confesó. “Es conmovedor que hayas recordado lo que me importa, ya que muy pocas personas parecen hacer eso. Gracias."


Mi experiencia con Diana puede parecer muy común, pero me sirve para hablar hoy sobre “conexiones de alta calidad”.

Los comentarios de Diana resaltan la escasez de estas conexiones en muchos entornos laborales. Las presiones de tiempo y desempeño, la falta de atención, las distracciones y la sobrecarga pueden fácilmente socavar nuestra capacidad de conectarnos.


Si bien es fácil pasarlas por alto, estas interacciones momentáneas tienen grandes consecuencias.

Hoy quiero ofrecer vías importantes que pueden ayudar a las mujeres a fomentar conexiones de alta calidad y a ser más saludables, felices y productivas en el trabajo y más allá.



Tipos de conexiones:



Algunas formas de conexión humana nos nutren y sostienen más que otras. Puede ser útil pensar en nuestras interacciones momentáneas con otras personas a lo largo de un continuo que abarca desde conexiones de baja calidad hasta conexiones neutrales y de alta calidad.


Conocemos la calidad de la conexión por cómo nos sentimos mientras estamos en ella.


Las conexiones de mayor calidad parece que nos iluminan con energía y una sensación de vitalidad a medida que nos respondemos mutuamente. También implican lo que el psicólogo Carl Rogers llamó empatía social, verse unos a otros de una manera favorable y tolerante.


Encontramos mucha evidencia científica que demuestra que la importancia de las conexiones humanas altamente positivas están marcadas por tres características:


1. Aumentan nuestra salud general, bienestar y sentido de pertenecía.

2. Refuerzan nuestra seguridad psicológica, nos hacen a nosotros y a nuestros equipos más resilientes

3. E incluso contribuyen a nuestra longevidad. De hecho, probablemente no sea exagerado decir que estamos en esta tierra para conectarnos unos con otros.


Si bien cambiar los patrones de relación puede parecer difícil o incluso imposible, buscar momentos de conexión de alta calidad nos brinda un punto de partida.


A continuación, les presento cuatro caminos para llegar a conexiones de alta calidad.


1. Respeto



Una condición requerida para una conexión humana de alta calidad es ver a otra persona como digna o valiosa. El respeto es como un regalo de valor social, un regalo que se otorga por la forma en que nos tratamos unos a otros.

Comunicamos respeto, o no lo logramos, en muchos tipos de pequeños momentos. Considere las muchas formas en que señalamos nuestra presencia a otra persona: prestándole toda nuestra atención, sintonizándonos con ella, eliminando distracciones, haciendo contacto visual y escuchando activamente. Cuando no estamos plenamente presentes con otra persona, ella lo siente.


En contextos laborales, mostramos respeto cuando transmitimos que hemos escuchado genuinamente a alguien, usando gestos corporales como asentir o sonreír. Podemos hacer preguntas para interactuar con interés y curiosidad genuinos. Y, finalmente, transmitimos respeto cuando afirmamos a los demás. Cuando vemos y valoramos lo bueno de otra persona, reflejado en cómo la presentamos o reconocemos, es mucho más probable que se sienta respetada.


Si observas detenidamente mi breve interacción con Diana, podrás ver un gran compromiso respetuoso. Los movimientos pequeños pero cruciales incluyen transmitir mi presencia plena mientras nos saludamos activamente, expresar interés a través de recuerdos de una interacción anterior y mostrar curiosidad reflejada en preguntas sobre su hija y sus pasiones e intereses.

Aunque nuestra interacción fue momentánea, los comentarios de Diana sobre la conexión revelan el poder de unos pocos momentos de interacción respetuosa.

Creamos esta conexión de alta calidad en solo unos segundos, pero no dejes que eso te engañe. No fue accidental. No podemos exagerar la importancia de movimientos que pueden parecer insignificantes si tienes prisa o estás bajo tensión, como una sonrisa respetuosa, un movimiento de cabeza, recordar un nombre, hacer una pregunta o transmitir una expresión de alegría. Las personas tienen una necesidad básica de pertenecer, y ser afirmados por los demás les ayuda a saber que están incluidos. Cuando este tipo de conexión es poco común en nuestro trabajo, las conexiones de baja calidad y las interacciones irrespetuosas allanan el camino hacia el agotamiento, la desconexión y la sensación de que nuestro trabajo no importa y que no pertenecemos a nuestro lugar de trabajo.



2. Apoyar sus tareas.




Primero, podemos considerar y proporcionar recursos. Los recursos pueden ser dinero o bienes materiales, pero más a menudo son apoyo no material, como brindar atención, aliento, información o tutoría. Podríamos proporcionar una introducción o ayudar a identificar nuevas fuentes de apoyo. Todos estos movimientos no sólo ayudan a realizar la tarea, sino que también transmiten que nos preocupamos por el éxito del otro.

De manera similar, podemos habilitar tareas considerando formas de eliminar los obstáculos que impiden que alguien logre lo que se propuso hacer. Facilitar las cosas fomenta una conexión de mayor calidad, no solo echando una mano sino también transmitiendo nuestra comprensión de su situación.


En los lugares de trabajo, este tipo de ayuda crea las condiciones para que florezcan conexiones de alta calidad. En mis conversaciones con Diana, a medida que conocí su pasión por el cambio cultural organizacional, pudé facilitar su trabajo presentándola a una comunidad de profesionales que se reúnen periódicamente para discutir las pruebas y los triunfos del cambio cultural. Además, podríamos hacer algunas llamadas telefónicas para eliminar las limitaciones que bloquean su participación como miembro senior, lo que facilitaría su tarea. Diana se sintió agradecida y encantada por nuestros esfuerzos por ayudarla a crecer, y nuestra conexión se elevó a un nuevo nivel.



3. Confiar



La mayoría de nosotros comprendemos intuitivamente la importancia de la confianza, mediante la cual transmitimos nuestra creencia de que otra persona es confiable, capaz y afectuosa. Confiar activamente fortalece la calidad de nuestras conexiones, porque cuando la confianza está presente en una conexión las personas se sienten más seguras.


Muchos de nosotros valoramos que los demás confíen en nosotros, pero es posible que no sepamos cómo comunicar que confiamos en los demás. Aprender algunos pequeños movimientos nuevos que indiquen confianza puede darle a sus conexiones un impulso sustancial en la calidad.


Comunicamos que confiamos cuando damos a otros control sobre los recursos o las decisiones. En el lugar de trabajo, esto a menudo se refleja en una falta de “microgestión”, que permite a las personas realizar su trabajo de manera que tenga sentido para ellos. Como colegas, pares o gerentes y líderes podemos decir, tanto con palabras como con hechos, que creemos en las intenciones y la integridad de alguien y que respaldamos su capacidad para hacer lo que se necesita.


Los lugares de trabajo también crean muchas oportunidades para confiar y comunicarse confiando en el intercambio de información. Nos comunicamos confiando cuando somos transparentes o abiertos con los demás sobre nuestras intenciones y nuestras circunstancias. Por ejemplo, cuando una directora comparte con todo su personal docente que será necesario ajustar el presupuesto este año y le da a cada gerente control sobre cómo ejecutar los recortes en su sección hay un aumento en la confianza en la conexión.


Al darle más control a otra persona, inherentemente nos hacemos más vulnerables. Nuestra disposición a ser vulnerables transmite un tipo de fe en la otra persona y también indica nuestra creencia en su benevolencia y capacidad.


4.Menos seriedad y más alegría.



El cuarto camino hacia conexiones de mayor calidad implica la alegría. A menudo dejamos de considerar la alegría como legítima cuando nos unimos al mundo laboral. ¡Pero menos seriedad y más alegría es importante para la conexión de alta calidad!


Por alegría simplemente nos referimos a crear diversión o disfrutar de experiencias placenteras de una manera adecuada que encaje con lo que estamos haciendo en una interacción momentánea.


En mi interacción con Diana, la alegría tomó la forma de sonrisas, historias divertidas y algunas risas compartidas. Para otros equipos de trabajo, la diversión puede tomar la forma de salir juntos de la oficina a un entorno diferente, jugar juegos en línea o emprender una aventura compartida.

Los pequeños momentos de alegría o diversión pueden parecer insignificantes en el trabajo, pero al igual que los otros movimientos descritos en estos cuatro caminos, lo que es pequeño también es poderoso.



Si bien nacimos para conectarnos, no siempre sabemos cómo entablar conexiones de alta calidad en medio de la incertidumbre.


Es más difícil prestar atención deliberada a estos pequeños movimientos cuando estamos ocupados o bajo presión. Podemos evitar interactuar con personas en espacios desconocidos o incómodos, perdiendo la oportunidad de momentos de conexión de alta calidad.


Afortunadamente, podemos aprender a practicar de manera más intencionada todos los pequeños movimientos a lo largo de estos cuatro caminos.


Te invito a probar algo nuevo en tus conexiones hoy y a utilizar lo que suceda como retroalimentación para aprender y crecer.

A medida que busques hacer conexiones de alta calidad se volverá un habito fácil de realizar.

Una vez que comiences a practicar nuevas formas de mostrar un compromiso respetuoso, comunicar confianza, menos seriedad y más alegría y permitir que otros tengan éxito, descubrirás rápidamente que aprender a conectarse puede hace que nuestra vida laboral sea más satisfactoria, saludable y significativa.


Los pequeños detalles son muy poderosos y son los medios para que nuestra vida sea más placentera tanto en lo personal como en lo laboral.

Además de llenar nuestra vida de sentido y satisfacción personal.






Gabriela Guzmán Arnaud

Coach. Ciencia de la felicidad

gabrielaguzarnaud@ilafel.com





Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page