top of page

Afronta las emociones que desequilibran tu vida




Podemos calmarnos y cuidarnos cuando hay una brecha dolorosa entre cómo son las cosas y cómo queremos que sean.

 

Hace muchos años, me sentí atrapada en una reflexión mental particularmente fuerte mientras agonizaba por la decisión de cambiar el rumbo de mi vida en 180 grados. Durante meses luché mentalmente contra esta situación y mis propios miedos, deseando desesperadamente que fuera diferente de lo que era. Exteriormente, tuve largas y ansiosas conversaciones con mi marido, buscando frenéticamente cualquier otra alternativa. 

 

En un momento particular, estando en la cocina, presa del miedo y la indecisión, hice algo que me pareció contradictorio. Me volví hacia mi miedo para observar con curiosidad y más de cerca lo que realmente había allí. De alguna manera dejé de resistirme y dejé de luchar por hacer que este miedo desapareciera. 

 

Esto es lo que descubrí desde este punto de vista: que debajo de la agitación emocional había una profunda tristeza y dolor al reconocer que no importa cuánto trato de controlar las cosas y hacer todas las cosas “correctas”, No puedo controlar completamente esta vida. Al enfrentarme cara a cara con esta cruda vulnerabilidad, puse mi mano en mi corazón y lloré lágrimas profundas y agitadas. 

 

En el tiempo que siguió, nada cambió en la situación, pero algo se liberó en mí. El miedo intenso que había estado llamando a mi puerta y consumiendo gran parte de mi energía se disipó cuando abrí la puerta a mi miedo. Sorprendentemente, cuando miré lo que había detrás de ese miedo, encontré aceptación de la vida tal como es, siendo el miedo sólo una parte de ella, contenida en una vasta extensión de amor y cuidado, por mi familia y por mi propio ser humano.

 

En la mejor disposición de mirarme a mí misma sintiendo miedo, descubrí también el coraje para ayudarme a seguir adelante, que no había estado presente en mi resistencia y lucha. Pude seguir adelante con mayor tranquilidad y confianza en mi capacidad de aceptar lo que no puedo cambiar.  

 

Las emociones desagradables a menudo surgen cuando hay una discrepancia entre cómo son las cosas y cómo queremos que sean. Tiene sentido desde una perspectiva evolutiva que estemos biológicamente programados para buscar lo que es placentero y evitar lo que es doloroso. También tiene sentido desde esa perspectiva que nuestro sistema nervioso autónomo esté programado para entrar en un modo de supervivencia protector cuando detecta "amenazas". Este sistema de protección es especialmente útil para proporcionarnos recursos para hacer frente a amenazas físicas externas (piense en los tigres dientes de sable), alimentando nuestros cuerpos con energía en forma de hormonas del estrés y preparándolos para luchar contra un depredador, huir o escapar, en circunstancias más extremas, (hacerse el muerto). 

 




Pero frente a amenazas internas (emociones difíciles como el miedo y la tristeza), esta respuesta de supervivencia adaptativa no siempre nos da acceso a los recursos más efectivos para abordar nuestros desafíos actuales. Nuestra respuesta común a amenazas internas de este tipo es intentar protegernos.

 

Rechazamos, reprimimos o luchamos contra nuestras emociones desagradables o, cuando nuestro sistema de supervivencia está a toda marcha, podemos ser superados por nuestras emociones, absorbidos por ellas. 

 

En cualquier caso, cuando nos quedamos atrapados en el modo de supervivencia sin una forma de regular esta energía, nos quedamos privados de una gran cantidad de otros recursos que nos ayudan a enfrentar nuestros desafíos y, lo que es más importante, nuestro propio sufrimiento.

Así como estamos diseñados para protegernos y sobrevivir, también lo estamos para conectarnos y prosperar. Cuando nuestro sistema nervioso descansa en la percepción de seguridad y regulación, nuestros recursos corporales pueden centrarse en el crecimiento, la salud y la recuperación, lo que permite la conexión, el cuidado, la creatividad, una mayor toma de perspectiva, la compasión, la autocompasión y mucho más.

 

Todos estos recursos internos están disponibles para equiparnos mejor para enfrentar nuestros desafíos modernos y pueden ser especialmente útiles frente a emociones difíciles.

Dado que nuestra tendencia bajo “amenaza” es alejarnos, luchar contra o dejarnos absorber por estas fuertes perturbaciones internas, ¿qué podemos hacer frente a estos visitantes diarios y desagradables para ayudarnos a afrontar y saludar nuestro sufrimiento de una manera más solidaria? ¿Cómo podemos acceder a todos nuestros recursos, incluidos los de nuestro nuevo sistema operativo, frente a una fuerte turbulencia interna?

 





En lugar de resistirnos o intentar cambiar cómo nos sentimos, podemos aprender a cambiar nuestro punto de vista, el lugar desde el que miramos. Cuando cambiamos nuestro punto de vista, invitamos señales de seguridad a nuestro sistema nervioso y, al hacerlo, ayudamos a obtener más acceso a los recursos de nuestro nuevo sistema operativo.

 

He aquí tres puntos de vista que puedes adoptar y que podrían ayudarte a cambiar tu punto de vista cuando tengas emociones difíciles:

 




1. Imagina un ancla.

Si estuvieras nadando en el mar durante una tormenta intensa, sería peligroso. Imagínese, en cambio, que pudiera agarrarse al ancla de un barco cercano en el puerto. Esa ancla proporciona seguridad y estabilidad. Desde este punto de vista, puedes observar la tormenta y capearla sin ser arrastrado.

 

Con esta visión, cuando nos encontramos con emociones difíciles, podemos estabilizar nuestro sistema nervioso porque nos ayuda a salir del modo de supervivencia y a obtener acceso a nuestro nuevo sistema operativo donde podemos pensar más claramente, ver un panorama más amplio, salir de la visión de túnel y cuidarnos a nosotros mismos en medio de nuestras luchas.

 

La técnica para lograr encontrar tu ancla:

 

1.   Es reconocer, aceptar, permitir. Cuando podemos notar y nombrar lo que sentimos, esto ayuda a regularlo. Podrías decirte a ti mismo: "Noto que X (ansiedad, miedo, ira, etc.) está aquí".

2.   Trae equilibrio al sistema nervioso. Hay muchas maneras de hacer esto y cada persona puede descubrir cuál le funciona mejor en ese momento: respiraciones más profundas, más lentas y uno a uno (inhalar y exhalar con inhalaciones y exhalaciones de aproximadamente seis segundos). También puede resultar útil suavizar la tensión muscular, sentarse erguido y realizar movimientos basados ​​en la atención plena.

3.   Ver lo que se necesita. Después de habernos tomado unos momentos para interrumpir nuestros circuitos de supervivencia y volver a poner en línea nuestro nuevo sistema operativo, estamos mejor equipados para ver qué podría ser sabio y hábil en el futuro.

 

 




2. La visión infantil

Los niños pequeños tienen una capacidad innata de ser curiosos y explorar. Simplemente observe a un bebé mientras toma un objeto cercano en su mano. Sin los juicios, gustos, disgustos y condicionamientos de nosotros los adultos, los niños pequeños se vuelven hacia cosas que de otro modo consideraríamos indignas de nuestra atención (por ejemplo, una caja de cartón, una cuchara, un trozo de papel arrugado) y a menudo les fascinan.

Dado nuestro condicionamiento para alejarnos de nuestras emociones internas desagradables, practicar tomar la posición ventajosa de un niño pequeño y traer curiosidad a nuestras experiencias internas puede ayudarnos a enfrentar nuestras emociones de nuevas maneras. Este es un movimiento contrario a la intuición, pero nos ayuda a cultivar la consciencia plena y la capacidad de estar presentes en nuestro propio sufrimiento sin dejarnos dominar por él. Para experimentar la visión del niño, detenerse, soltarse y sentir curiosidad:

 

1.   Cuando notes que emociones desagradables se infiltran en tu conciencia, detente, haz una pausa.

2.   Observa ¿Qué sensaciones físicas y energías están presentes? ¿Como se sienten? ¿Hay constricción, tensión, apretamiento? ¿Suavizamiento, apertura, expansividad? ¿Cómo se expresan estas emociones en el cuerpo?

3.   Trae curiosidad a cómo es tu paisaje interior. Ten curiosidad sobre las formas en que tu sistema nervioso podría estar protegiéndote, preparándote para luchar, huir o apagarse.

 

Asegúrate de practicar esto con emociones que no sean demasiado intensas, como el estrés diario, la frustración o la irritación. Las emociones más fuertes pueden requerir la guía de un terapeuta dependiendo de las circunstancias y la intensidad de las emociones.

 

Cultivar la curiosidad desde la perspectiva del niño y aprender a cambiar nuestro punto de vista de esta manera ayuda a ver y crear nuevas posibilidades de responder, elegir y comportarse de las que quizás no hayamos sido conscientes cuando estábamos bajo las garras de nuestras emociones.

 

 





3. La visión de los padres compasivos

Imagine a un niño angustiado (por ejemplo, decepcionado porque no puede tener algo que desea) y tres reacciones que un padre podría tener: ignorar completamente al niño; decirle al niño que lo deje y que deje de quejarse; o sentarse al lado del niño, rodearlo con un brazo y ofrecerle algunas palabras afectuosas y comprensivas.

 

En presencia de la tercera respuesta, es probable que el niño se sienta más tranquilizado y calmado. Cuando se trata de cómo enfrentamos y saludamos nuestras propias emociones difíciles, a menudo nos tratamos a nosotros mismos como el primer o segundo ejemplo, y rara vez como el tercero. Cuando alejamos, reprimimos, juzgamos o luchamos contra nuestras experiencias internas, nos desconectamos de las partes de nosotros que más necesitan nuestra atención. 

 

Esta tercera respuesta, el movimiento autocompasivo, resulta extraña para muchas personas. ¿Cómo aprendemos a afrontar nuestro propio sufrimiento como el padre compasivo metafórico del tercer ejemplo para ayudar a cultivar esta cualidad interior?

 

Una manera que he encontrado útil para ayudar a las personas a sumergirse en sus emociones difíciles desde un punto de vista compasivo es pensar en esto: en lugar de tratar de deshacerse de lo que es desagradable, considera qué cualidades internas podrías invitar a sentarse a tu lado. ¿Al lado de tus dificultades, para traerte más tranquilidad?

 

Aprender a cambiar tu punto de vista utilizando la visión del ancla, la visión del niño y la visión compasiva de los padres no eliminará las tormentas internas diarias de la vida, pero te ayudará a conectarte con tus recursos internos para brindarte mayor tranquilidad e incluso prosperar en medio de los desafíos de la vida.

 

 

Te recuerdo que estas técnicas las uses para emociones cotidianas, te serán muy útiles. Pero cuando te enfrentas a situaciones muy fuertes es muy aconsejable acudir a ayuda profesional. Mi experiencia me ha llevado a ayudar a muchas mujeres a las que he podido impactar positivamente.





Gabriela Guzmán Arnaud

Ceo de Ilafel

Mentora en "Happiness Science"

 

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page