top of page

Las Finanzas Emocionales


Sofía vino a consultarme sobre el tema de la confianza. Ella me explicaba lo difícil que era para ella confiar en su pareja porque él no mostraba signos de ser una persona confiable y más bien de lo contrario.

Para hablar de confianza en las relaciones, vamos a hacer el símil con las finanzas.

Cuando tienes una cuenta bancaria donde ingresas una cantidad y los egresos no son mayores a lo que ingresaste, tus finanzas son confiables, al observar en qué has gastado tu dinero puedes confirmar que eres confiable porque lo has hecho de forma consiente y madura, es decir no lo has derrochado en cosas sin valor o innecesarias. Entonces quien vea tu cuenta bancaria podrá decir que eres confiable y podrá otorgarte un préstamo o invertir contigo en un negocio.


Lo mismo pasa en las finanzas emocionales, si tú ingresas: cariño, respeto, empatía, amor, en fin, elementos positivos. Se dirá de ti, que eres una persona confiable, sabrán los demás que pueden pedir un consejo, o acercarse con algo personal. Y conocen tus reacciones.

Pero, imagina que empiezas a ingresar a la relación, mentiras, engaños, enfados, enojos, malas palabras, malas caras. Sentirán de ti que no eres confiable, ya que mientes, te enfadas…. No se ven con deseo de contarte cosas intimas, o de explicar lo que les pasa.



Para confiar en una persona, es necesario que esa persona tenga unas fianzas emocionales limpias y sanas. Aunque es necesario enfatizar, que lo importante es el equilibrio, es decir, las personas no podemos ser necesariamente emocionalmente positivas, siempre, en algunas ocasiones podemos presentar alguna conducta emocional negativa, pero lo importante, es el balance, al igual que en las finanzas monetarias, el balance final es lo que importa.


Sofía me explica que no puedes confiar en su pareja porque él ha ingresado elementos negativos a sus finanzas emocionales, es entendible, que sienta recelo de confiar en el. Sobretodo, si el balance emocional es negativo.


Sin embargo, al igual que las fianzas se pueden sanear cuando están en números rojos, también lo mismo con las emocionales, se pueden sanar y mejorar.

Es difícil e incluso puede ser tardado e implicar mucho trabajo, sanear una cuenta en números rojos. Las finanzas emocionales tampoco se sanan rápida y fácilmente.


Para sanar las fianzas emocionales:

1. Hay que querer hacerlo por parte de quien ha cometido el error y también por parte de la otra persona para saber perdonar y seguir adelante.

2. Hay que identificar lo que estuvo mal, para no volver a hacerlo.

3. Hay que trabajar cada día en hacerlo positivamente y en el tema del perdón.

4. Hay que dar reconocimiento a los ingresos positivos y empezar a otorgar confianza a la persona que esta en el camino de mejorar la relación.




Gabriela Guzmán Arnaud

CEO de Ilafel

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page