top of page

PUEDES SER FELIZ, PERO TUS HERIDAS DEVORAN TU POSIBILIDAD.

Si no estas sano, no puedes hacer lo que quieres hacer, no puedes avanzar, no te puedes mover.

Esto lo entendemos en el plano físico, pero pasa lo mismo en el plano emocional, quisiéramos ser la mejor persona del mundo pero nos encontramos con graves limitaciones, porque las limitaciones consecuencia de nuestras heridas, nos superan.


Hay quienes se lanzan a la vida, pero no piensan en sus limitaciones y se encuentran con sus miedos y heridas que los limitan para seguir adelante, no pueden caminar , no pueden crecer. Sus heridas han provocado miedos y traumas que ahora asechan con no dejarles ser felices.

Alguien que paso grandes carencias económicas, al crecer lleva la carga de esas carencias, ese trauma le persigue y le puede arruinar su vida, porque su empeño esta en evitar que esas carencias continúen. Fue la carencia económica la que le dejo una grave herida y ahora por más que se empeña por ser una gran persona, no puede y no sabe qué pasa, no sabe porqué se siente así, lo que sucede, es que siempre nos alcanzaran nuestras heridas. Entonces, quien podría ser una gran persona, se obsesiona con el dinero, quiere acumular dinero, para no volver a tener carencias y esa herida convertida en obsesión, le roba la vida de felicidad que podría tener, sino estuviera obsesionada con la acumulación de dinero.

Lo que más empobrece a la persona son las heridas que lleva encima, mucho más que las carencias económicas en si mismas. Y esa obsesión, lo va a transmitir a otros, como a los hijos, que quedaran a su vez marcados por esa herida.

Por tanto, es sumamente importante la sanación, porque sin la sanación nuestros problemas nos van a alcanzar y nos van a quitar la posibilidad de una vida feliz.


No es lo mismo tener un trauma de abandono a los 14 años que a los 40 años, porque la grieta ha crecido y es mas peligrosa a los 40 años, debido a que ese trauma va a tener consecuencias en otras personas, es así como tus heridas llegaran a afectar también a tus hijos, a tu pareja, a tu vida laboral, a todo tu entorno y es cuando te preguntaras porque no logras ser feliz si tu te esfuerzas en todo. No importa que tanto te esfuerces en lograr hacer bien las cosas, si no sanas las heridas, ellas siempre estarán allí dañando tu posibilidad de ser feliz.

Por tanto, el primer paso que tenemos que dar para tener una vida feliz, es conocer nuestro pasado y detectar las heridas. En segundo lugar vamos a determinar el plan adecuado a ti, para que consigas sanar las heridas y para que crezcas y te fortalezcas, dando paso a la felicidad en tu vida.



Siete realidades sobre las heridas:

1. Una herida siempre produce violencia, las heridas siempre son actos de violencia. Por ejemplo: el maltrato físico, la agresión verbal. Y si es un acto de violencia, es un acto de injusticia y si es injusto requiere compensación. El ser humano no esta hecho para la injusticia. Esto es importante porque sino hay una sanación de la herida, la persona va a buscar la compensación de otra manera.

Es como querer equilibrar la balanza, por eso no es extraño que quien ha recibido agresiones, también se vuelva agresivo, o busque compensaciones como el alcohol, el tabaco, el sexo, las compras compulsivas, la dependencia efectiva.


2. En las heridas perdemos sangre. La sangre corporal representa la vida, por tanto, las heridas nos roban vida. Entonces nos sentimos menos vitales, nuestras capacidades decaen, porque la herida nos deja sin vitalidad para hacer todo lo que podríamos hacer estando sanas. Las personas que no tienen heridas o que las han sanado, son personas que tienen una enorme vitalidad y son capaces de grandes cosas en su vida.

Tu tienes vitalidad, tienes una fuerza vital increíble, tienes la capacidad de hacer muchas cosas, pero debes sanar tus heridas para lograrlo. Una persona herida, pierde su vida feliz, porque las heridas le roban la vida.

Cuando experimentas sanación te sientes como nueva, tienes nueva vida y te conviertes en una nueva versión de ti misma.


3. Las heridas leves se puede decir que se sanan solas. No todas las heridas son igualmente graves, hay que tener cuidado con la hipersensibilidad. Porque esas personas sufren mas de la cuenta y a menudo sufren por cosas que no son importantes. También esas personas hipersensibles necesitan sanación porque son personas que solo viven para si mismas.

Pero en las heridas que sí son graves, en esas sino se hace algo, se arruina la vida.


4. Las heridas dejan cicatrices. La cicatriz es un recordatorio que despierta la memoria. Y se vuelve a vivir la herida como si acabara de suceder. Es cuando piensas: “ yo pensé que ya había perdonado, pero ahora veo que no.” Así que hay que sanar las heridas, pero además hay que eliminar las cicatrices.


5. Hay personas que quedan muy traumadas por sus heridas. Por ejemplo una amputación, por eso sienten que no merecen ser amadas, o que sus relaciones de afecto no van a ser posibles.

Lo mismo pasan con las cicatrices, dañan las relaciones . Una persona que siente que no vele nada, van a tener dificultades de relación. Cuando la relación fue pésima con el padre, entonces la mujer ve en su pareja la cara del padre abusador, ausente, etc.

Tras estas heridas, algunas mujeres deciden que no se van a dejar que nadie mas dañe sus vidas y toman una situación de perpetua defensa y agresividad.

Estas personas pueden parecer funcionales, pero no lo son.

La mujer se cansa de ser mujer porque cree que por ser mujer todos quieren abusar de ella, entonces hace un pacto consigo misma de que no se va a dejar de nadie. Y parce que es una persona funcional, pero cuando se enamora, si la tratan como reina no pasa nada, sigue funcionando, pero en el momento en que el hombre la deja de tratar como reina, es cuando ella saca toda su artillería contra el, porque ella recuerda que alguien la daño, se despierta en ella de nuevo el dolor y siente que debe luchar y lo hace. Pero ese hacer es erróneo ya que es una lucha mal encaminada y cargada de mucho dolor, por tanto ella se sigue hiriendo y hiere a otros.

Por eso es tan importante reconocer las heridas y las cicatrices, porque una cicatriz es una herida durmiendo. Es una debilidad que siempre esta próxima a romperse.

Todo esto se traduce en que ella es infeliz y su vida se agota en una lucha perpetua y desgastante.


6. Las heridas suelen dejar graves limitaciones. Esto se entiende con una cicatriz física. Como perder los ojos. Pero emocionalmente también se da. Cuando la persona ha pasado por carencias, dejan una sensación de miedo por si luego no alcanza, entonces acumulan mucho mas de lo que necesitan. Pero esa escasez también se da en el amor. Que lleva a dificultades de intimidad en la pareja, especialmente en la mujer. Y a su vez esto ocasiona otros problemas en la pareja.

Es muy importante la sanación en esta realidad también. Muchas relaciones de pareja se podrían salvar al sanar las heridas de ambas personas.

Las limitaciones se viven con tristeza, con miedo, con enojo hacia uno mismo. Se crea un circulo negativo que hace crecer las limitaciones exponencialmente y la mujer siente que es incapaz de conseguir lo que quiere y por supuesto no se siente digna de ser feliz.

Es esencial romper el circulo negativo para dar paso a elementos de crecimiento personal sano y de genuina sanación.


7. Las heridas a veces se infectan. Al principio comienza la infección y puede ser que no se vea nada. Pero lo grave es que la infección se extiende y afecta una extensión mas grande, así hay heridas que afectan toda la vida de una persona.

La infección es algo que no solo se queda en la superficie, sino que también afecta el interior de la persona, haciendo de esa persona alguien amargado, incrédulo, una persona que ve el mundo oscuro y se siente incapaz de ser feliz.

Es posible sanar las infecciones emocionales, las físicas, las sanamos con antibióticos, las emocionales las sanamos con un conocimiento profundo y bien organizado de la propia biografía personal y con el apoyo de un profesional que en cada paso nos dirige para conseguir superar esos momentos difíciles. Gracias a esto, logramos ver las heridas con otros ojos y las dejamos en un pasado donde ya no nos pueden dañar. Es decir, aprendemos a romper las cadenas que nos ataron. Logramos liberarnos. Logramos sanar.

En resumen, las heridas te convierten en la peor versión de ti misma.

Para poder ser feliz tienes que sanar tus heridas y comenzar a crecer hasta alcanzar la mejor versión de ti misma.


Es necesario saber que “Lo que paso, paso”.

La sanación no es que aquí no paso nada.

La sanación se parece mas a una nueva creación. A una nueva versión de ti misma.




Gabriela Guzmán Arnaud

CEO ILafel. La ciencia de la felicidad



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page