top of page

Las formas sorprendentes en que tu mente influye en tu salud


Un nuevo libro sostiene que podemos aprovechar la conexión entre nuestra mente y nuestra fisiología para mejorar la salud.


En 1979, la investigadora de Harvard Ellen Langer invitó a hombres mayores a pasar una semana en un retiro diseñado para recordarles sus días de juventud, rodeados del arte, la música, la comida, los juegos, la decoración y más de finales de los años cincuenta. Posteriormente, los hombres fueron evaluados y se descubrió que habían logrado avances significativos en audición, memoria, destreza, postura y bienestar general. Era como si estar en un lugar que señalaba sus días de juventud los hiciera fisiológicamente “más jóvenes”.


Quizás usted también haya tenido una experiencia en la que su mente parecía afectar su salud. Resulta que hay una razón para ello, según Langer, autor del nuevo libro The Mindful Body . Tu mente no está separada de tu fisiología y cambiar tu forma de pensar puede llevarte a una vida más feliz y saludable.




Aunque su libro se llama The Mindful Body , es un argumento en contra de aceptar irreflexivamente que nuestra salud y cognición invariablemente empeorarán, especialmente a medida que envejecemos, y la importancia de dejar de lado las creencias limitantes que nos impiden ser nuestro yo más vital. Creo que la mente y el cuerpo forman un solo sistema, y ​​cada cambio en el ser humano es simultáneamente un cambio a nivel de la mente, así como del cuerpo.

"Cuando abrimos nuestra mente a esta idea de unidad mente-cuerpo, nuevas posibilidades para controlar nuestra salud se vuelven reales".


Cómo tu mente influye en tu cuerpo



Langer relata docenas (si no cientos) de estudios en su libro que ilustran cómo nuestra forma de pensar afecta nuestra fisiología. Por ejemplo, en un estudio, los residentes de residencias de ancianos a los que se animaba a asumir la responsabilidad de decisiones sencillas o cuidar una planta tenían el doble de probabilidades de estar vivos 18 meses después.

En otro, las amas de casa perdieron más peso, tenían una presión arterial más baja y tenían índices de masa corporal más bajos cuando se les pidió que consideraran su trabajo como comparable a hacer ejercicio en un gimnasio, en comparación con otras a las que se les dio información general de salud pero que hacían el mismo trabajo.


A pesar de este tipo de hallazgos, los efectos de nuestra mente en nuestro cuerpo a menudo se denominan "efecto placebo" en las investigaciones y se descartan como irrelevantes, dice Langer. De hecho, sostiene, que muchos estudios encuentran que un placebo es tan efectivo o supera a un fármaco, pero esos estudios rara vez se publican. Esto hace que sea difícil comprender y aprovechar el potencial curativo de un placebo.

"Lo que deberíamos aprender de estos estudios no es si un medicamento en particular es ineficaz, sino qué tan efectivo pudo haber sido el placebo"


Cómo aprovechar el poder de tu mente



Lo que todo esto significa para nuestras vidas es un poco complicado, ya que Langer no sugiere que abandonemos toda medicación y comencemos a curarnos a nosotros mismos solo con nuestra mente. Tampoco sugiere que pongamos a todos en un entorno de vida artificial para fingir que volvemos a ser jóvenes o que tenemos el control total de nuestra salud. Pero sí cree que podemos utilizar el poder de nuestra mente para cambiar nuestra salud y bienestar de maneras que en su mayoría no se han aprovechado.


¿Cómo puedes usar tu mente para ayudarte a ti mismo? Para empezar, sugiere seguir algunos principios básicos:


1. Cuestione la autoridad : es decir, no siga todas las recomendaciones sólo porque un experto se lo indique. La vida es incierta y somos individuos, con nuestra propia composición única. Entonces, por ejemplo, si su médico le dice que estar un punto por encima del umbral de “colesterol alto” requiere un cambio completo de dieta o medicación, podría cuestionarlo antes de cumplir. Después de todo, hay poca diferencia real entre alguien que está un punto por encima y un punto por debajo del umbral, y esa lectura puede cambiar de un día para otro.

2. Reconocer que lo que se considera “riesgoso” es diferente de persona a persona. El riesgo de una persona es el plan de acción razonable de otra, que tiene sentido para ella en el momento (según su autoconocimiento y los recursos disponibles). El comportamiento no se puede juzgar en el vacío. Entonces, por ejemplo, el esquí de travesía puede parecerle arriesgado y no vale la pena hacerlo, pero podría ser muy divertido y aventurero para otra persona.

3. Aborde las predicciones con escepticismo. El futuro nunca es completamente cognoscible. Si las cosas se ven mal, no debes asumir que estás en una trayectoria que sólo empeorará. De hecho, muchas predicciones funestas resultan erróneas o luego son refutadas. Por ejemplo, no todas las personas con precáncer desarrollan cáncer, ni siempre es necesaria la cirugía o la quimioterapia. De hecho, algunos tratamientos de quimioterapia que alguna vez se usaron comúnmente se han suspendido porque causan más daño que beneficio.

4. Comprender que nuestras decisiones nunca son completamente “correctas” o “incorrectas”. Deberías concentrarte menos en lamentar las “malas decisiones” y más en cómo hacer que tus decisiones, sean las que sean, funcionen para ti. Busque lo positivo. Por ejemplo, si te mudas a una nueva ciudad y no te gusta de inmediato, no debes arrepentirte de tu decisión de mudarte. En cambio, puedes concentrarte en lo que ofrece la nueva ciudad: tal vez nuevas formas de entretenimiento, diferentes personas con quienes conocer y entablar amistad, o parques públicos más cercanos para disfrutar.

5. Evite las comparaciones sociales o la clasificación. Esto nunca es bueno para nuestra salud o felicidad. En lugar de perseguir logros en relación con los demás, concéntrate en encontrar significado a lo que ya estás haciendo, sea lo que sea. Por ejemplo, cuidar a personas mayores puede resultar aburrido o estresante y, a menudo, está mal remunerado. Pero cuando lo haces por amor o por el sentido de brindar dignidad a los demás, puede resultar más gratificante.

Como señala Langer: "Cuando hacemos estos cambios en nuestra forma de pensar, nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos mejoran, y nuestro estrés disminuye, todo al servicio de mejorar nuestra salud".


Sé consciente de cómo todo cambia.



Langer también nos advierte que seamos más conscientes de nuestras experiencias cotidianas, quiere que notemos variaciones en nuestro ser. Si prestamos atención a cómo nuestro dolor, niveles de energía, mal humor u otros síntomas de enfermedad cambian con el tiempo, momento a momento, podemos romper con creencias rígidas y fijas de que estamos enfermos o dañados y notar los momentos en los que nos sentimos felices, saludables o sin dolor.


"Prestar atención a la variabilidad nos ayuda a ver que los síntomas van y vienen, lo que nos ayuda a identificar las situaciones y circunstancias que podrían contribuir a estas fluctuaciones para que podamos ejercer cierto control sobre ellas", escribe. Por ejemplo, si presta atención a las variaciones en el dolor de rodilla durante el día, puede notar que se siente mejor después de una caminata y hacer un plan para caminar más.

Con ese fin, Langer espera que todos podamos mantener la certeza más a la ligera, no aceptar pronósticos nefastos sin cuestionarlas, prestar más atención a cómo nuestras experiencias cambian con el tiempo y estar abiertos a usar el poder de nuestra mente para ayudarnos a disfrutar más de la vida.


“Reconozcamos que las decisiones irreflexivas del pasado nos están limitando, y nos impide rediseñar el mundo para que se ajuste mejor a nuestras necesidades actuales.

Seamos conscientes y reflexivos de la relación mente y cuerpo para que el ayer no determine el hoy y el mañana”




Mtra. Gabriela Guzmán Arnaud

Experta en Ciencia de la felicidad

CEO de Ilafel


Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page